La dieta alta en fibra previene la progresión del cáncer de próstata.
Se explica así el hecho de que a pesar de que las tasas de incidencia de este tumor en Asia y Occidente sean "similares en la cultura occidental tiende a progresar menos.
Una dieta rica en fibra puede tener el potencial clínico para controlar la progresión del cáncer de próstata en pacientes diagnosticados en estadios tempranos de la enfermedad, tal y como ha evidenciado un estudio realizado por el Centro de Cáncer de la Universidad de Colorado (Estados Unidos) y publicado en la revista especializada Cancer Prevention Research.
Para llegar a esta conclusión, los investigadores han realizado un estudio en modelos experimentales, de los cuales algunos fueron alimentados con inositol hexafosfato, el componente principal de dietas ricas en fibra. Tras ello, observaron que los volúmenes tumorales se redujeron "drásticamente", explican. Para el miembro del Centro de Cáncer de esta institución universitaria norteamericana, Rajesh Agarwal; y la representante de la Escuela Skaggs de Farmacia y Ciencias Farmacéuticas (Estados Unidos), Raina Komal; esto se debe, principalmente, a los efectos anti-angiogénicos del inositol hexafosfato. A su juicio, la administración de este componente ralentiza la velocidad a la que el cáncer de próstata metaboliza la glucosa. Por ello, concluyen que, sin esta energía, el cáncer de próstata no puede crecer.